Destacado

Stalking definición y delito de acoso en España

🏅 Stalking qué es y cómo me afecta

Hoy en día existen múltiples formas de hostigamiento y acoso ilegítimos. En la actualidad nos encontramos con un nuevo delito conocido como “stalking”. Su significado y su traducción literal del inglés es “acecho”. 

🏅 Definición de stalking que es y definición de stalker

La definición de stalker en esta tipología de delitos de acoso, no es más que la persona responsable de este delito, a quien se le conoce como “stalker” y presenta un cuadro psicológico denominado como síndrome del acoso apremiante.

🏅  Síndrome del acoso apremiante qué es y qué lo compone

¿Qué es el síndrome del acoso apremiante? Este síndrome no es mas que una patología. El afectado por este síndrome del acoso apremiante, persigue de forma obsesiva a la víctima.

Ejemplos muchos; la sigue por la calle, la llama por teléfono constantemente. También le envía regalos, le manda whatsapps, sms, e-mails. En casos extremos, llega a amenazarla y a cometer actos violentos.

El conjunto de conductas que realiza una persona denominada “stalker”. Se manifiesta en que persigue, acecha y acosa de forma compulsiva a su víctima, sin que nada de lo que ocurra cambie su obsesión.

▷ Características del stalking en España

El stalking tiene su origen en el mundo anglosajón. Se introdujo en España dentro de los delitos contra la libertad de obrar. Se ha reflejado en un nuevo tipo penal de acoso.

Ofrece respuesta a conductas consideradas graves que no tenían un claro encaje en otras figuras criminales. Estas conductas limitaban gravemente la libertad y sentimiento de seguridad de la víctima.

Acecho reiterado a la víctima nueva modalidad de acoso

El stalking o acoso reiterado e insistente sobre una víctima se concreta en la realización de alguna de las siguientes conductas. El artículo 172 ter del Código Penal español establece estas conductas:

1) Vigilancia, persecución o búsqueda de cercanía física.

2) Contacto o intento de contacto a través de cualquier medio de comunicación o por medio de terceras personas.

3) Uso indebido de los datos personales de una persona.

4) Atentar contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Acoso moral y hostigamiento

Cuando nos referimos al hostigamiento, son acciones realizadas por el stalker o acosador. Estas conductas afectan al proceso de formación de la voluntad de la víctima.

La sensación de temor e intranquilidad o angustia que produce el repetido acechamiento por parte del acosador, le lleva a cambiar sus hábitos. También horarios, sus lugares de paso, sus números de teléfono, cuentas de correo electrónico. En casos extremos puede cambiar de lugar de residencia y trabajo.

No basta con que la víctima tenga un sentimiento de temor, sino que la conducta del acosador o stalker debe limitar su libertad de obrar. Exige que no se trate de actos aislados, es necesario que haya una estrategia de persecución.

Código penal y stalking en España

El fenómeno del stalking no ha contado con tipificación del Código Penal español hasta 2015.

Con anterioridad se intentaba condenar dentro de otros tipos penales existentes. Esta particularidad presentaba tantos problemas que resultó evidente la necesidad de contar con una regulación jurídica propia.

Ocurrían conductas de indudable gravedad que en muchas ocasiones no podían ser calificadas como coacciones o amenaza, ya que son supuestos en los que no se llega a producir el anuncio o la intención de causar algún mal, así como tampoco el empleo directo de violencia para coartar la libertad de la víctima;.

Sin embargo se  produce un grave menoscabo de la libertad y sentimiento de seguridad de la persona que lo sufre, que altera totalmente el desarrollo de su vida cotidiana.

Un nuevo delito

Este delito viene a colmar la ausencia para combatir las conductas de aquella persona que persigue a otra, sujetos que se obsesionan con una persona y deciden llevar a cabo reiteradas conductas de acecho a la víctima.

El año pasado, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo STS 324/2017, de 8 de mayo estableció la primera sentencia por stalking, estableciendo que es stalking cualquier conducta de acoso moral y hostigamiento con vocación de prolongarse el tiempo lo suficiente. para provocar la alteración de la vida cotidiana de la víctima.

Stalking en redes sociales

Cuando la vida de otro se convierte en una obsesión patológica para alguien las redes sociales, Facebook, Twitter, Instagram, etc, pueden facilitarle mucho la tarea al acosador o stalker.

Desde mi particular punto de vista creo que todas las precauciones son pocas, así que controlemos a nuestros egos deseosos de “me gustas” online absurdos y potencialmente peligrosos.

Y ya no es una cuestión de exhibicionismo, es que en España vemos que basta con que una persona exponga su opinión en las redes sociales para que exista una masa informe de gente que no está conforme, y que la persona que libremente opinaba, sea acosada moralmente.

Facebook o Twitter redes sociales como medios de stalking

Existen muchas personas hostigadas por redes sociales.  Se enfrentan a una multitud de manifestaciones online en contra. Reciben miles de comentarios en Facebook o tuits en Twitter, ofensivos, insultantes, amenzadores, etc.

Esta violencia online ha alterado la promesa positiva original de libertad que parecía traer Internet y, en cada vez mas ocasiones, ha convertido a la red en un lugar escalofriante que permite la crueldad anónima y facilita actos perniciosos.

Las noticias relacionadas con menores que son acosados por sus compañeros de clase, a través de las redes sociales, son cada vez más alarmantes.

Formas de espiar por Internet

Las formas de espiar por Internet pueden ser muy diferentes:

  • Mirar un perfil de forma compulsiva
  • Hackear una cuenta con el fin de acceder a mas y más información de la persona que nos obsesiona.

Como ejemplo pondré un caso muy curioso sobre los límites tan oscuros que rodean a estos delitos. Me refiero a el caso de un joven fue detenido en España por estafar a miles de usuarios. Les contaba que tenía una aplicación que prometía permitir leer las conversaciones ajenas en Whatsapp.

La aplicación no funcionó, y aunque hubiese funcionado se trataba de una violación a la intimidad de las personas, delito muy grave. Pero esta persona consiguió recaudar 40 mil euros en sólo dos meses, gracias aquellos que tenían la ilusión de poder espiar las conversaciones más íntimas de otras personas.

¿Todos eran stalker en potencia? Yo no sé a ustedes pero a mí me da mucho para reflexionar

 Stalking qué tipo de delito es

El stalking como manifestación de la violencia de género es algo muy habitual. En este caso el acoso se produce entre personas que mantienen o ha mantenido una relación afectiva.

Una de las particularidades de este delito es que el identificarlo es muy difícil. Es debido a la cantidad de falsas creencias que dominan las relaciones afectivas. La posesión y celos patológicos asumidos como intrínsecos en las a relaciones de pareja, afectan y mucho.

Las víctimas no son conscientes de que lo son. Esta es una forma de acoso moral de lo más común. La sutileza que caracteriza a este acoso está en la escasez de conciencia de la ilegalidad.

Manifestaciones de stalking como violencia de género

¿Y si mi pareja o expareja empieza a espiar mi móvil y redes sociales? ¿Somos conscientes del derecho que tenemos a que nuestra correspondencia y comunicaciones sean privadas y por tanto secretas?

No me cansaré de repetirlo; nadie se comporta igual si se siente vigilado, y eso atenta a nuestro bien más preciado; la libertad.

Pero…¿y si la curiosidad se vuelve tan patológica que hackea las cuentas? ¿Y si empiezo a poner contraseñas?  ¿borrar mensajes?  ¿ tener miedo cuando recibo cualquier mensajería online porque me siento espiad@?

<

p style=”text-align: justify;”>¿Te quiere alguien que te controla y vigila para que te comportes de una manera determinada? ¿Qué entendemos por amor en pareja? ¿Qué estamos trasmitiendo a nuestros niños para sus futuras relaciones afectivas?

Es absolutamente necesario realizar campañas de sensibilización sobre intimidad, privacidad, y nuevas tecnologías. Creo que hay que enseñar los límites del uso de estos dispositivos a los menores de edad. No sólo límites técnicos; también límites morales para que nuestra conducta no sea éticamente rechazable. Si esto sigue así seremos futuramente condenables.

Debemos ser respetuosos como sociedad en conjunto. Manifestamos una total oposición a este tipo de conductas, a veces, muy difíciles de detectar.

Soy María Murciano Calderón, pertenezco al Colegio de Abogados de Sevilla

Mi nº es el 14.266 y tengo despacho propio junto con otros compañer@s  en la Avenida de Luis Montoto 88 7ºB Sevilla.

Destacado

Acoso en el entorno laboral qué hacer

Qué es el acoso en el trabajo

El acoso en el trabajo es un tema que afecta al ámbito de la salud, de la empresa,  la política  etc. Este fenómeno en un problema en el mundo y en España, que lejos de reducirse, se expande; provocando una preocupación y un interés mediático que lo ha convertido en un tema “de calado social”. De esta forma, un 7,4% de las personas empleadas en España afirman haber sufrido acoso o intimidación (375.100 personas). En el caso específico de las mujeres, este porcentaje alcanza el 9,4% (Instituto Nacional de Estadística).

No debemos olvidar que el acoso es un modo de ejercitar la violencia, que no es más que el uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.

El acoso laboral es una de las formas de violencia en el trabajo, pero por sus características y por algunas de sus consecuencias propias, también debe ser tenido en cuenta como una forma específica de riesgo laboral y no sólo como forma de violencia laboral.

Sus efectos sobre la dignidad e intimidad del trabajador o trabajadora y sus efectos en la salud son de clara importancia y están teniendo una atención cada vez mayor por la jurisprudencia de los diferentes países europeos. El mobbing o acoso laboral es considerado actualmente uno de los riesgos laborales más importantes en la vida laboral. Así, el número creciente de casos aparecidos en la prensa ha aumentado el interés social hacia el problema y la preocupación legal por el tema, hasta el punto que ya existen sentencias que consideran el acoso psicológico como un delito penal.

Características del acoso laboral o mobbing

Existen tres características que diferencian el mobbing o acoso moral de cualquier otro conflicto interpersonal en el medio laboral: la duración, la repetición y la relación asimétrica o desigual entre las dos partes del conflicto.

Así, el concepto legal de mobbing se describe como un comportamiento negativo entre personas que en la relación laboral sean compañeras o entre personas  con puestos superiores e inferiores en la jerarquía laboral, a causa del cual la persona afectada es objeto de acoso y ataques sistemáticos durante mucho tiempo, de modo directo o indirecto, por parte de una o más personas, con el objeto y/o el efecto de hacerle el vacío.

Habitualmente, esta serie de comportamientos está motivado por envidias o competencias profesionales y/o personales; teniendo como finalidad la “autoexclusión” de la víctima, es decir que la víctima abandone la organización de manera aparentemente voluntaria.

En líneas generales, se denomina “acoso laboral” (a veces se utilizan también los términos “hostigamiento”, “mobbing” o “violencia psicológica”) a un comportamiento reiterado y desproporcionado hacia una persona o personas en su puesto de trabajo que busca discriminar, humillar o amenazar a la persona acosada o minar su autoestima.

  • El acoso, que generalmente tiene lugar dentro de la organización, puede consistir en maltrato verbal y físico, pero también adoptar formas más sutiles, como el aislamiento social.
  • La dignidad, la capacidad profesional, la vida privada, las características físicas, el origen étnico, el género o la orientación sexual de una persona pueden ser el objeto del acoso.

Tipos de acoso dentro de un entorno laboral

El acoso laboral es un proceso, continuado en el tiempo, de violencia psicológica que sufre una persona trabajadora y que consiste principalmente en acciones diversas de descrédito personal y profesional, aislamiento, humillación y hostigamiento, con implicaciones en el ámbito:

  • Organizacional: Reduce el rendimiento de la organización, aumenta el absentismo y la accidentabilidad. También afecta negativamente a la persona acosadora.
  • Salud: Puede generar daños, entre los que destacan la ansiedad, la depresión, el trastorno de estrés post-traumático, las conductas adictivas e incluso el suicidio.
  • Jurídico: Es un trato degradante que atenta contra el derecho a la dignidad y la integridad moral de la víctima.
  • Social: Está determinado por diversos factores sociales como las altas tasas de desempleo, la competitividad extrema y el rol social de género.

Por tanto puede ser definido como el conjunto de comportamientos, acciones o conductas ejercidas por una o varias personas de forma sistemática y a lo largo del tiempo, destinadas a dañar la integridad física y psicológica de una o más personas, con un desequilibrio de fuerzas, con el objetivo de destruir su reputación y sus redes de comunicación y perturbar el ejercicio de sus funciones aprovechando las deficiencias en el sistema organizativo. (Departamento De Trabajo E Industria De La Generalitat De Catalunya. Primera Jornada de Análisis Integral del “Mobbing. Noviembre 2005. www.acosomoral.org  Girona.).

Acoso moral o mobbing

Actualmente no hay un término único para identificar este fenómeno, aunque el más popular es ‘mobbing’. En español, otros términos utilizados son: acoso moral en el trabajo, hostigamiento psicológico, psicoterror laboral y acoso laboral. Si quieres saber más de este tipo de acoso, pincha aquí

Cómo actuar ante estas situaciones de hostigamiento

Ante este tipo de conductas delictivas no lo dudes y denuncia. El párrafo segundo del art. 173 del Código Penal (en su redacción dada por la L.O. 5/2010, de 22 de junio) castiga con pena de seis meses a dos años “los que, en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima”

No tengas miedo nunca, a las personas que realizan este tipo de conductas psicopáticas hay que plantarles cara siempre. No colabores colabores con tu silencio, a la larga tendrás que hacerle frente, así que empodérate cuanrto antes y defiende tu dignidad ante cualquier agresión.