Destacado Juegos online

Juegos online y peligros para tu ciberseguridad

Juego online y otros posibles ciberpeligros

El juego online es una fuente de ocio cada vez mas consumida, tanto por jóvenes como por adultos. Independientemente, de los riesgos psicológicos o económicos que puede tener este modo de esparcimiento personal, de lo que no cabe duda, es del potencial peligro digital que supone para nosotros.

Es fundamental tener claras algunas pautas a seguir, tanto en nuestros ordenadores, Tablet y móviles, para poder disfrutar de ciertos momentos de tranquilidad a la hora de desarrollar estos momentos de disfrute.

Cuentas de usuario para juegos online

Lo primero que necesitamos a la hora de desarrollar estas actividades online, es que vamos a necesitar una cuenta de usuario, para acceder a estas plataformas de juego.

Las cuentas de usuario de los juegos no son diferentes de las de otros servicios:

Suelen estar formadas por un nombre de usuario, conocido como nick o nickname, y una contraseña.

Además, algunas incluyen también datos personales como el nombre, sexo, edad, número de cuenta bancaria, etc. Recordemos que cada vez que pinchamos a “Aceptar” en este tipo de servicios estamos cediendo parcelas de nuestra intimidad a la plataforma que presta el servicio.

Nuestros datos personales son nuestros “ciberbienes” mas preciados.

Para asegurar las cuentas de usuarios de juego online debemos hacer lo mismo que en cualquier otro servicio:

  • No compartir la clave con otras personas.
  • Utilizar una clave robusta y segura. Por ejemplo, una longitud mínima de 8 caracteres, y que además contenga mayúsculas, minúsculas, números y signos.
  • No utilizar las mismas claves en diferentes servicios y juegos.

Consejos para proteger nuestras cuentas de juego online

Debemos saber que los atacantes intentarán apropiarse de nuestras cuentas utilizando correos falsos. El uso de correos espías o falsos, está absolutamente normalizado dentro de este tipo de procesos.

RECUERDA: Una plataforma de juego nunca nos pedirá nuestra clave de acceso por mensaje o correo electrónico. Si tenemos dudas, lo mejor es contactar con el servicio técnico del juego por otra vía, para corroborar si un determinado mensaje es auténtico o no.

Robo de dinero virtual para jugadores online

Para otra modalidad de juegos, debemos saber que muchos de estos servicios, disponen de monedas virtuales, que se utilizan para comprar objetos dentro del juego, aumentar las habilidades de los personajes o avanzar en fases y pantallas.

Pero no sólo se utilizan monedas virtuales para comprar objetos del juego. En cierto tipo de juegos, conseguir algunos objetos supone un esfuerzo considerable, a veces resulta casi imposible (puede llevarnos meses jugando, o necesitar mucha suerte para conseguirlos, y esto puede ser muy desesperante).

Existen foros ajenos al juego, tiendas online especializadas, o incluso a través del chat, donde se pueden comprar este tipo de artículos del juego a cambio dinero real.

Es importante tener especial cuidado en estas situaciones; y me explico;

Estamos realizando un pago a otra persona que no conocemos, mediante una transferencia bancaria o facilitando los datos de la tarjeta de crédito. Para estos casos aparte de extremar las precauciones, debemos elegir un método de pago que sea seguro, como por ejemplo PayPal.

Este tipo de actuaciones frecuentes entre los jugadores online son muy inseguras y en ocasiones peligrosas no olvides tomar todas las medidas de seguridad posibles, y si lo piensas, lo ideal sería prescindir de ellas.

Hay gente que se ofrece incluso a “jugar por nosotros” para subirnos los niveles de nuestros personajes en poco tiempo. Debemos tener en cuenta que en estos casos facilitamos nuestras credenciales de acceso a un extraño que podría robarnos la cuenta o, en el peor de los casos, gastar dinero real, si nuestra cuenta está asociada a una cuenta bancaria.

¿Cómo puedes estar tranquilo con este tipo de prácticas? Cuando queremos adquirir algún tipo de objeto en algún juego, debemos asegurarnos que se trata de un sitio fiable, y hacer intercambios sólo con jugadores que tengan buena reputación, ya que podríamos estar siendo víctima de un fraude. Aunque desde mi punto de vista nadie puede garantizarte nada con este tipo de intercambio. En realidad jugamos para pasar un buen rato, no para tener problemas legales. Replantearnos la situación puede ser muy terapéutico.

Uso de software no original en determinados juegos comerciales

Algunos jugadores utilizan unos programas llamados cracks para jugar y probar  juegos comerciales sin pagar por ellos. Sin embargo, los delincuentes han aprovechado para “colar” dentro de ellos software malicioso que infecta los equipos.

Estos virus pueden utilizar nuestro equipo para lanzar ataques contra otros sistemas sin nuestro conocimiento, para espiarnos o para obtener el usuario y la contraseña de nuestras cuentas bancarias y servicios. Para reducir este riesgo de infección debemos obtener los juegos mediante canales oficiales.

Acoso como consecuencia del juego online

Otro de los potenciales problemas de los juegos online es el acoso o extorsión.

Actualmente, la mayoría de los juegos disponen de foros o sistemas de mensajería integrados que usuarios malintencionados utilizan para entrar en contacto con otros jugadores, poniendo como excusa cualquier duda sobre el juego. A través de estos se ganan su confianza. El final de la mayoría de estas situaciones, son escenarios de abuso y acoso hacia las víctimas. Recuerda no entablar conversaciones comprometidas ni íntimas con extraños.

El mundo físico tiene muchas ventajas. La realidad tridi-dimensional también puede ser apasionante, plantéalo así.

En los casos de extorsión, el objetivo del ciberdelincuente es apoderarse de la cuenta de un usuario para luego solicitar un rescate económico por la devolución de la misma. Pon todo de tu parte para que esto sea casi imposible.

Bulos nocivos y otros posibles daños

Los ciberdelincuentes también buscan en ocasiones hacer daño, sobre todo mediante los llamados hoax o bulos. Su objetivo es aprovecharse de nuestro desconocimiento para provocar algún daño. Por ejemplo, un manual en Internet puede parecer que explica cómo desbloquear nuestra consola, cuando al hacerlo estamos sin saberlo provocando un daño en nuestro equipo.

Hay páginas en Internet donde podemos encontrar recopilaciones de los hoaxes más frecuentes que circulan por la red, para poder contrastar su veracidad o no. Debemos eliminarlos y no contribuir a su difusión.

Suscripción a servicios SMS Premium y otras formas de phising

Sabiendo de la dificultad que tiene en algunos juegos conseguir determinados objetos, los ciberdelincuentes intentan engañar a los jugadores para que enviemos un mensaje de texto y facilitemos nuestro número de teléfono a cambio de un valioso ítem.

En realidad lo que hacen es suscribirnos a una cuenta de servicios SMS Premium sin nuestro consentimiento para obtener beneficio económico.

Debemos tener cuidado y no facilitar nuestro teléfono ni enviar mensajes de texto a números desconocidos. Si finalmente nos hemos suscrito a un servicio de SMS Premium, lo recomendable es darse de baja lo antes posible y realizar una reclamación ante la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones. Nuestra factura del móvil puede aumentar desorbitadamente en estos casos. Extrema tu precaución.

Reputación online

Reputación online qué es y cómo gestionarla bien

Reputación online qué es y cómo gestionarla bien POR Internet

Reputación online.

¿Qué es la reputación online o reputación en línea?¿Estás interesado en conocer tu reputación online o la de tu empresa? ¿Quiéres saber si la reputación online de tu empresa o marca es buena? ¿Sabes qué es el egosurfing? ¿Lo haces para saber que sé dice de tí o de tu empresa en Google y redes sociales? Sigue leyendo hoy el blog porque créeme, ¡todo esto te interesa!

Qué es la reputación en línea y cómo puedo acercarme a su definición y concepto

La mayoría de nosotros somos incapaces de dar una definición exacta de qué es la reputación online. La falta de información disponible para los no especialistas en temas tecnológicos es algo muy llamativo. Conceptos abstractos y complejos que nos dá pereza analizar.

Y sin caer en la cuenta, que nosotros en un nivel muy íntimo, también estamos afectados por el concepto de reputación online. Descubrir y familiarizarte con la reputación online,  mejora exponencialmente las oportunidades de conseguir tus objetivos en este cambiante mundo online de Internet que es cada vez es más influyente. Es decir, debemos aprender a manejar nuestra reputación online para tener una buena imagen online o por Internet. 

Una definición simple de reputación online sería conocer la  reputación online como el reflejo o impresión que tienen los usuarios de Internet (Google o redes sociales) de nuestra persona. Esto no es mas que la marca que vamos dejando por Internet; el rastro de nuestra huella digital. Es fundamental aprender a manejar a la huelladigital. Esto servirá para que la credibilidad y la confianza sea identitario de nuestra reputación online.

La reputación online es el activo intangible más importante que poseemos en el mundo online. También en las redes sociales. Por supuesto a nivel colectivo para empresas, instituciones, partidos políticos o cualquier otro tipo de organización sea de naturaleza comercial o no. A veces caemos en el error de pensar que conceptos como la reputación online y el prestigio son exclusivos de las grandes marcas. Nada más lejos de la realidad.

Egosurfing qué es quiero saber si tenemos una buena reputación online personal

El egosurfing también conocido como vanity searching, se hizo popular a partir de 1995. Se utiliza para definir la práctica de teclear y buscar nuestro nombre y apellidos en Google. Sirve para comprobar la cantidad de información acumulada sobre nosotros.La práctica del egosurfing es fundamental para saber por dónde van los tiros de nuestra reputación online. Nos acerca a conocer nuestra presencia por Internet. Es una práctica, que sino llega a ser patológica, yo la recomiendo. Reclama tu nombre tanto cómo sea posible y controla que se dice de tí.

Documentándome para esta entrada he descubierto que existe una plataforma que se llama “Knowem” donde te dice en qué entornos digitales estás dado de alta y quése dice de tí (nombre y apellidos). Además si eres una empresa, también te dá la posibilidad de saber cuantos dominios disponibles existen con tu denominación social o nombre comercial. Cómo se puede ver es fundamental controlar estas herramientas para todo esto que nos ocupa.

Cómo se construye la reputación online y qué  factores son determinantes en tu nombre

La construcción de la reputación online de una persona depende de múltiples factores, pero básicamente se pueden apuntar que existen tres muy determinantes en la caracterización de nuestro capital social por Internet.

  • Acciones emprendidas personalmente por nosotros.

Este aspecto está estrechamente relacionado con la identidad digital. La manera en que una persona se muestra en entornos 2.0 y expone aspectos pertenecientes a su intimidad, alimenta y enriquece su identidad digital. Consecutivamente también crea el modo en que lo ven los demás, construyendo sin que él mismo lo sepa, su reputación online. Así que piensa y lee todo cuidadosamente antes de publicarlo. Va a ser muy dificil borrar esa huella digital después.

  • Información generada por otras personas de nosotros y está accesible por Internet

Google y la gestión de la reputación online o en linea

Existen buscadores cómo Google, o servicios de publicidad altamente especializada que por su relevancia pública han podido trascender gracias al contenido e información proporcionado por terceros, que hacen referencia directamente a nuestra persona. Un caso evidente son los Boletines Oficiales, periódicos con menciones que incluyen nuestro nombre, etc. Esta información puede ser positiva o negativa, una correcta gestión de esta información y su posicionamiento web, podrá crear nuestra reputación online. Es importante saber que la mención de terceros hacia nosotros o nuestra empresa en redes sociales hoy en día genera un gran impacto en nuestra reputación online. La capacidad para viralizar es crucial en este punto.

  • Acciones que desarrollemos dentro del ámbito relacional

Al igual que en la vida real las buenas o malas relaciones personales afectan a la reputación personal. En el mundo online un comentario, acción o actitud inadecuada definen la imagen que se muestra a los demás. Además pueden difundirse sin límites. El número de seguidores que tenemos, sus reacciones y comentarios a nuestras acciones, son un factor muy a tener en cuenta en la formación de nuestra reputación online.

Configuración de la gestión de privacidad del perfil en Google y  redes sociales

La reputación online que tenemos se encuentra directamente relacionada con la dignidad personal y el control de la imagen personal. Por ese motivo, solemos relacionar ante la reputación online. Lo hacemos con la posibilidad de controlar la visibilidad de las propias vivencias digitales. Intentamos que sólo puedan acceder a ellas las personas autorizadas. Aunque en realidad no sabemos si podemos conseguirlo. Tampoco que alcance tienen estas medidas.

La manera mas sencilla de tener cierto control de la reputación en línea, es la gestión adecuada de la visibilidad de los perfiles en redes sociales.

Es un primer paso sencillo. Absolutamente recomendable en la construcción de una identidad digital coherente. Primordialmente con lo que se desea comunicar de uno mismo.

A día de hoy se puede decir que existe bastante prudencia con los efectos que tienen nuestras publicaciones en Internet. Las preocupaciones mas destacadas con respecto a la reputación online, tienen más relación con lo que los demás publican de nosotros. Fundamentalmente cuando se difunden informaciones que nos conciernen.

Consejos prácticos para la prevención o reacción de nuestra reputación online

Es importante reflexionar antes de compartir nuestras vivencias y comportamientos en el mundo digital. Como navegantes responsables que somos, sabemos que determinados comportamientos pueden traernos experiencias no desadas para nuestra identidad y reputación online.

Dejo consejos prácticos para una navegación segura en cuanto a reputación en linea u online

1.- Es importante contar con una comunidad virtual bien engrasada que nos apoya. (Supongo que esto es un fiel reflejo de nuestra vida real). Se traduce en contar con personas de la más estricta confianza. También dentro de nuestro núcleo de contactos digitales.

En caso de que quieras gestionar la reputación online de tu empresa o marca:

Contesta los mensajes de tus clientes siempre. No reacciones mal ante posibles críticas y recuerda ser muy activo.

Comentarios negativos reputación online

Si estás teniendo problemas con comentarios injuriosos o alguien vierte calumnias sobre tí o tu empresa… No lo dudes y contacta con Google. Funcionan realmente bien. Si te sientes acosado o eres víctima de delitos mas graves acude inmediatamente a la Policía.

2.- Es fundamental ser respetuoso en nuestras interacciones digitales (esto tambien vale para el mundo físico queridos lectores). Otra cosa que yo hago bastante en el perfil de Facebook de Abogada Digital  es bloquear todos los comentarios ofensivos (contra Puigdemont tambien) insultos, palabrotas o cualquier grosería, y últimamente estoy muy estricta con las faltas de ortografías sangrantes.

Cómo paliar los efectos de opiniones negativas en nuestra reputación online

Pues debemos estar prevenidos si esto nos ocurre y las acciones a acometer que yo recomiendo son las siguientes:

1.- Ve directamente a la fuente e intenta eliminar el comentario desde el sitio donde aparece. Habla con el gestor o responsable de la web e intenta solucionar el problema de manera satisfactoria.

2.- Si lo que necesitas es una curación de contenidos en Google. Dejé una entrada de cómo hacerlo para que no perdais detalle. Ojito por si se están vulnerando alguno de tus derechos.

Diferencia entre insultos o comentarios negativos en tu reputación online

3.- A veces los comentarios negativos pueden ser críticas constructivas y fuente de aprendizaje. Esto no tiene nada que ver con los insultos u opiniones destructivas realizados con intención de perjudicarnos. En cualquier caso, no entres a ninguna provocación online. Sólo si quieres, contesta adecuadamente al comentario negativo. Aquí te va a servir mucho tener una gran comunidad virtual que te respalda.

4.- Este último consejo es muy de mi cosecha; inunda Google de comentarios positivos sobre tí, sobre tu empresa, preferentemente reales. Invita a tus clientes y amigos que hagan los mismo. El algoritmo de Google volcará primero todos estos resultados.

Qué es la reputación online en el caso de menores y adolescentes

Pues aquí vuelvo a remitir dos entradas que ya escribí, sobre el manejo de Internet en menores niños y adolescentes, y otra sobre la publicación de imágenes de menores en Internet. Os adjunto un juego para niños y adolescentes que pretende sensibilizar  y formar de manera amena a los menores entre 11 y 15 años sobre los aspectos relacionados con la privacidad y la navegación segura en aras de cultivar una buena reputación online. El proyecto se llama cuidatuimagenonline.com y puedes acceder pinchando aquí.

Soy María Murciano Calderón, pertenezco al Colegio de Abogados de Sevilla mi nº es el 14.266 y tengo despacho propio junto con otros compañer@s  en la Avenida de Luis Montoto 88 7ºB Sevilla. Contáctame por teléfono 954092470 o  e-mail: abogadadigital@gmail.com estamos dispuestos para resolver cualquier problema jurídico que tengas.

Huella digital

Huella digital en Internet que derechos tengo

Qué es la huella digital de Internet y cómo se comporta

La huella digital es el rastro que dejamos por Internet. Cada vez que navegamos por la red, dejamos nuestra huella digital. Esto se produce fundamentalmente al interactuar por el ciberespacio. Va desde las compras online, hasta nuestras reacciones en redes sociales. 

A día de hoy, nuestra identidad vive condicionada por la huella digital. También la engloban las acciones online de los otros, como la omisión de mis actuaciones digitales. El no tener encuentro en redes sociales o participaciones en webs o foros, es ya de por sí un dato, que se incluye en nuestra identidad digital cuando alguien hace una búsqueda de nosotros online.

Las revelaciones sobre las brechas de seguridad y privacidad que se producen a diario en grandes empresas,  hace que este tipo de conceptos no nos suenen muy extraños. Pero ¿hasta qué punto somos realmente conscientes del tamaño y el impacto de la huella digital que vamos dejando con nuestros datos?

Datos que revelan nuestras huellas digitales en Internet

Todos y cada uno de nuestros datos digitales. Y es que cada vez que visitamos un sitio web, revelamos información personal al dueño del sitio. Nuestra dirección IP, que suele inluir, nuestra ubicación geográfica, como poco.

Este alboroto se produjo el 4 de diciembre de 2009, donde Google produjo el mayor cambio que se ha producido en la red, en un post de su blog corporativo. Allí y en su título ya se decía todo: “Búsquedas personalizadas para todos”. A partir de esa mañana, Google empezó a utilizar 57 indicadores, para conjeturar quién eres, y qué clase de páginas te gustan… Comenzó la fiesta.

Quizás los futuros abogados de décadas venideras, se estudiarán esta fecha, como yo memoricé la Constitución de 1812, en “Historia del Derecho“… Y es que el 4 de diciembre de 2009 fue el día en que todos dejamos de ver los mismo resultados en Google. Dejó de existir un Google estándar. Murió el mismo Google para todos.

Huella digital
Huella digital

Qué son las cookies y cómo afectan a nuestra huella digital

Qué son las cookies. Definición y concepto.

Siguiendo con el hilo de lo que pasó, y para ver cómo se producen estas búsquedas personalizadas, debemos saber qué es una cookies y cómo se utiliza.

Las cookies son un pequeño fichero de texto que se almacena en un navegador cuando visitamos una página web. Las cookies guardan todo tipo de información. Esto proporciona una idea muy exacta en la personalización de contenidos. Tienen acceso a las estadísticas de uso del usuario, también a nuestras reacciones en redes sociales.

Así que sirve, para que cada vez que entro en una web, yo me encuentre, cada vez mas exactamente lo que se supone que deseo.

El objetivo de las cookies es adoptar el contenido de una web, a mi perfil y a mis necesidades. Particularmente este filtro burbuja digital, en el que nos movemos me da pavor. La naturaleza humana es cambiante. Hoy puedo estar muy interesada en las noticias sobre el calentamiento global, y eso no me convierte en una obsesa de la naturaleza.

El desarrollo personal, se nutre de la capacidad de integrar otros puntos de vistas dentro del mio propio. Si mi buscador siempre va a proporcionarme noticias sobre “mis supuestas inclinaciones políticas”… ¿Dónde se queda la esencia de mi capacidad “crítica”? ¿Seremos futuros narcisistas que sólo toleraremos ideas siamesas?

La evolución de la humanidad se debe en gran parte a la serendipia. La “serendipidad” podría definirse como “la facultad de hacer un descubrimiento o un hallazgo afortunado de manera accidental”. Las cookies, la navegación personalizada, y todos estos espejos egolátras, impiden la belleza de la contradicción y el accidente.

Se ve afectada nuestra privacidad con el concepto de huella digital

Quizás debamos empezar a plantearnos si la privacidad, tal y como la habíamos conocido hasta ahora sigue siendo posible. O incluso si puede haber llegado el momento de repensar y redefinir nuestro concepto de la privacidad.

Y es que si yo voluntariamente “acepto navegar con cookies“, y todo lo que ello produce… Estoy entregando las llaves de mis perfiles a todas las empresas del mundo. ¿Cómo combino esto con mi intimidad online? ¿Se respeta de esta manera mi derecho a la privacidad?

Esta claro que todas las huellas digitales pueden representar un perfil bastante completo. Los sitios donde compro, el banco donde tengo mi dinero, los viajes que hago, etc. 

Cuando las empresas comparten entre sí las huellas de sus usuarios con fines publicitarios, son una molestia y un atentado muy grave contra nuestros derechos. Pero estas huellas son un activo muy poderosos para agencias gubernamentales, partidos políticos, pudiendo tener consecuencias muy graves para las personas. En una Europa debilitada y con un aumento del racismo y la xenofobia tan alarmante deberíamos estar mas concienciados.

Cómo la red decide lo que leo y cómo consecuencia lo que tengo que pensar

La regulación legal de un entorno tan potente como Internet es una necesidad prioritaria. Como ciudadanos digitales que somos, necesitamos poder interactuar de manera segura y legal por la red. Nos merecemos un entorno ético, legal y sostenible. Y si, también en el mundo online

Quiero seguir saltando por páginas webs libremente, no quiero que un robot elija mi contenido. El entorno no nos juzga por lo somos, sino por lo que creen que somos. Parece que en Internet pasa lo mismo. Las promesas de libertad que traía la revolución online, se están viendo reducidas a la nada. Aquello que fue un medio anónimo donde desarrollarse libremente, ahora es una herramienta para recopilar y analizar nuestros datos personales.

Políticos y tecnócratas del mundo; pónganse a trabajar en ello antes de que sea demasiado tarde. 

Soy María Murciano Calderón.  Pertenezco al Colegio de Abogados de Sevilla.

Mi nº es el 14.266 y tengo despacho propio junto con otros compañer@s  en la Avenida de Luis Montoto 88 7ºB Sevilla. Contáctame por teléfono 954092470 o  e-mail: abogadadigital@gmail.com estamos dispuestos para resolver cualquier problema jurídico que tengas.

 

 

Destacado Discurso del odio y respeto digital en el comportamiento online

Discurso del odio y comportamiento online qué es el respeto digital

Qué es el discurso del odio dentro de la libertad de expresión en España

¿Qué es el discurso del odio? ¿Qué son delitos de odio en España? ¿Qué comportamientos representa? ¿Cómo se fomenta el respeto digital y el comportamiento online adecuado?

La actualidad, las noticias del día a día, o cualquier escándalo televisado como los que vivimos en España,  pueden desembocar en crispación y sentimientos muy intensos. Vivimos en una sociedad democrática, donde la libertad de expresión es uno de los pilares fundamentales para cualquier sociedad libre, ya que facilita la exteriorización de opiniones.

Esta facilidad para dar nuestra opinión, de lo que sea y donde sea, queda plasmado como un derecho fundamental, recogido en en artículo 20 de la Constitución Española, y permite que nuestra sociedad sea más adaptable, que logre cierta estabilidad, contribuyendo a la transparencia. La libertad de expresión garantiza la búsqueda de la verdad y la promoción del conocimiento, comprueba al propio juicio y lo expone a la crítica.

Asimismo, la libertad de expresión es un derecho complejo, que entraña deberes para con el resto de la sociedad, porque enfrenta y tambalea cierto equilibrio al exponer intereses enfrentados entre sí, o al menos difíciles de conciliar, como son; Gobierno, sociedad civil, partidos políticos, minorías étnicas entre otros.

Cada sociedad asigna valores a diferentes objetos, individuos e ideas, complicando aún mas el ejercicio de la libertad de expresión, ya que puede se puede ofender las ideas o intereses de un grupo determinado. Y es que no siempre es fácil equilibrar el derecho a la libertad de expresión, con otros derechos como son el derecho a la dignidad, privacidad, seguridad, etc.

Noticias de actualidad, que reflejan sin ninguna duda esto que expongo, las hemos visto; con el encarcelamiento de Puigdemont en Alemania y posterior puesta en libertad, el máster fantasma de Cristina Cifuentes, el asesinato del niño Gabriel de Almería, que nos ha traído manifestaciones encendidas sobre la prisión permanente revisable, y que nos hace ver que dificil puede ser equilibrar ideas e intereses que se tensan en aras de la libertad de expresión.

La libertad de expresión online opinar por internet o dentro de las nuevas tecnologías en España

Con la llegada de Internet y del mundo online, la libertad de expresión se enfrenta a nuevos desafíos. La facilidad de acceso a las nuevas tecnologías ofrece multitud de posibilidades. Lo novedoso de esta situación,  no es un abuso de la libertad de expresión como se dice coloquialmente.

De la libertad no se abusa, se hace un mal uso cuando ofendemos a otras personas, y estas faltas de respeto hacia los demás han existido siempre. Lo reciente es la facilidad que tenemos para generar nuevos contenidos (de manera doméstica) a través de webs y redes sociales, cortesía del mundo online. Es decir que las webs y redes por si mismas no son un problema, somos nosotros sus cómplices, cuando hacemos un mal uso de ellas.

Hoy en día los usuarios de Internet y de las nuevas tecnologías, no son solamente consumidores de contenido, sino que producen su propia información, generan debates online en redes sociales y difunden sus propia ideas, con la connotación novedosa de  la inmediatez y la enorme difusión geográfica, es información sin fronteras. Todos podemos tener a nuestros propios lectores, casi sin coste. Nunca ha sido tan fácil ni tan barato abrir un canal de comunicación.

Desgraciadamente, esta revolución produce también algunas situaciones surgidas en el ejercicio de la libertad de expresión por Internet que quedan amparadas de cierto anonimato, y que provocan el desarrollo y proliferación de muchos de delitos existentes, cobrando especial importancia con el uso del mundo web. Ejemplos muchos; una posible captación de ciudadanos como militantes de grupos terristas, ejercer el control de la vida privada de las personas, inflamación de conflictos identitarios nacionales e internacionales mediante la incitación a la violencia y odio.

Todas estas características a la hora de ejercer la libertad de expresión en España dificultan el legítimo control por parte de las autoridades y al refuerzo de los mecanismos nacionales e internacionales para la protección de los Derechos Humanos, en España. Es necesario una mayor sensibilidad y educación en la ciudadanía sobre el ejercicio de la libertad de expresión para una correcta convivencia online.

Discurso del odio y respeto digital en el comportamiento online
Discurso del odio y respeto digital en el comportamiento online

Definición de discurso del odio dentro de la libertad de expresión en España

La definición de delito de odio queda recogida como: “categoría de conductas que presentan como elemento motivador el odio y la discriminación contra una persona o grupo”.  Normalmente estos delitos están basados en la raza, origen étnico, o país de procedencia, religión o creencias, orientación e identidad sexual, y la situación social.

Aunque no todos los discursos del odio o expresiones ofensivas contra las personas por motivo determinado o contra sus sentimientos o creencias religiosas son delito. Resulta curioso, pero el derecho a la libertad de expresión incluye también a las formas de expresión ofensivas, inquitantes y alarmantes, como ya estableció el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Es decir, que no toda apología de odio nacional, racial o religioso constituye un delito en sí mismo.  La apología sólo constituye delito, cuando es al mismo tiempo, una incitación a la discriminación, a la hostilidad o la violencia,  o cuando el autor quiere provocar una reacción por parte de la audiencia.

Discurso del odio en Internet necesidad del respeto digital y del comportamientos online adecuado

La facilidad que ofrece Internet en la difusión de ideas,  y  las actitudes que menosprecian o directamente atacan a personas por su condición de ser diferentes, puden provocar distintas reacciones; y sin duda uno de los fenómenos más recientes y que se dan con mayor frecuencia es el del ciberodio.

El ciberodio es un fenómeno creciente en toda Europa contra el que urge una actuación global. Concretamente, en España, la crudeza de las medidas de recorte del gasto público y la presencia de persistentes actitudes xenófobas en la población son el caldo de cultivo ideal para que se propague el discurso del odio y para que ideas xenófobas e intolerantes se difundan.

Este contexto, sumado a la utilización creciente del espacio online y de sus nuevos canales de difusión e intercambio, favorece la propagación del discurso del odio (ciberodio)  a la vez que dificulta la identificación de sus responsables y su contención.

El discurso del odio y el ciberodio son un delito, que precede a Internet y al mundo online. Ha estado relacionado con la mayoría de los problemas históricos, y actualmente ha cobrado mucho protagonismo por la masificación de usuarios las nuevas tecnologías.

Vivimos en una sociedad online y digitalizada. Todos sabemos que el respeto es la base de la convivencia, y en el mundo virtual también. Sin respeto es imposible una adecuada convivencia, es básico para vivir, para hacernos sentir bien y para hacer sentir bien a los demás. No hay que olvidarlo nunca.

Soy María Murciano Calderón, pertenezco al Colegio de Abogados de Sevilla mi nº es el 14.266 y tengo despacho propio junto con otros compañer@s  en la Avenida de Luis Montoto 88 7ºB Sevilla. Contáctame por teléfono 954092470 o  e-mail: abogadadigital@gmail.com estamos dispuestos para resolver cualquier problema jurídico que tengas.

 

Facebook y la venta de datos personales el negocio de la privacidad

Venta de datos personales el negocio privacidad

Venta de datos personales consecuencias jurídicas que tienen estos hechos

Venta de datos personales un delito en España.

Último escándalo de Facebook con la venta de datos personales para campañas políticas. Qué ha pasado esta vez. Filtración de millones de datos personales de usuarios de Facebook a través de la empresa de análisis Cambridge Analytica

Cada cierto tiempo en la prensa internacional y en la nacional vemos un escándalo asociado a la venta de datos personales por parte de Facebook. La alarma que causan este tipo de noticias lleva aparejadas diversas consecuencias, a nivel público, pero también en la esfera íntima, donde muchas personas se indignan ante la vulneración de sus derechos, pidiendo una baja del mundo virtual. Cosa que ya es imposible.

Qué ha ocurrido exactamente esta vez con Facebook el Brexit y la campaña electoral de Donald Trump

Por lo visto, esta vez Facebook ha permitido el acceso y almacenaje indebido de una enorme cantidad de información de sus usuarios. Con esta información Cambridge Analytica, una firma de análisis de datos, intentó influir en el voto de los estadounidenses (beneficiando a Donal Trump) usando información obtenida a través de millones de perfiles de Facebook.

Cambridge Analytica scandal the biggest revelations so far

La versión de Facebook es ligeramente distinta, ellos lo que comentan es que le dió permiso a Aleksandr Kogan, profesor de psicología de la Universidad de Cambridge, para recopilar información de los usuarios que descargaron su aplicación “thisisyourdigitallife”. Dicha aplicación, ofrecía un prueba de personalidad.

Sin embargo, los usuarios de Facebook que la descargaron también autorizaron al profesor (sin saberlo) para recopilar información sobre su ubicación, amigos y contenido al que le dieron ‘me gusta’. Situación que fue permitida bajo los términos y condiciones de uso, que en ese momento tenía Facebook.

Recopilación masiva de información personal por Facebook

En este punto justo, es donde yo me paro y respiro, y les digo a todos mis amigos lectores (o lo que sean ustedes que están ahí leyendo) y les refresco un poquito la memoria, ¿Se acuerda de este test de Facebook, que decía “elija un color/forma/cacofonía/pintura rupestre”?… Lea lo que esa forma tiene que decir de usted. Tengo otra muy bonita y socorrida… “¿Qué personaje de la Historia pudo ser usted en otra vida o espacio paralelo?”… ¿A qué sí? ¿A qué ha pinchado en alguna de estas páginas y ha hecho un test de personalidad?

Pues es, en esos sitios tan atractivos con toda esa información útil y científica, y que usted a todas luces necesita, donde recogen sus preciados datos personales. Usted esto, lo ignora por completo, porque cliqueó en “aceptar” ansioso y rabioso por saber que tenía que decir sobre su personalidad, un dibujo de un delfin marino mordiéndose la lengua.

Aplicaciones y páginas que están en Facebook y acceden o almacenan mis datos personales

Si quiere saber cómo impedir que estas aplicaciones o juegos que nos descargamos, no tengan, ni accedan a sus datos personales, entre en su Facebook y junto a la frase “Sesión iniciada con Facebook” le aparecerá el número de aplicaciones; esas son las que cuentan con sus datos personales, y que usted debe neutralizar, en la medida de lo posible.

Si quiere dejar de compartir sus datos personales, y que tienen estas aplicaciones, pinche sobre la aplicación que le sale, y escoja la opción “eliminar”. Es importante saber, que si ya utilizó la aplicación poco se puede hacer.

Venta de datos personales
Venta de datos personales

Facebook tiene acceso a nuestros datos personales vende o no vende

Pues efectivamente, mi opinión sobre este tema, pasar por decir que debemos de dejar de ser ingenuos con el mundo online y los negocios dentro de las nuevas tecnologías. Es evidente y claro, que la venta de datos personales es y ha sido, el negocio de Facebook. El mundo tal y cómo lo conocemos está dentro de Facebook.

Y es que todos hemos recreado allí, hasta el último detalle de nuestra vida en estos últimos diez años.

Nadie nos ha robado, hemos sido manipulados, para entregar gratuitamente nuestra privacidad. Las empresas puedan comerciar (vender nuestros datos personales) con ella, pensar de otro modo es engañarnos como niños pequeños.

Puedo recuperar mis datos personales si me voy de Facebook

El quedarnos o irnos de Facebook, ya no tiene sentido. El darnos de baja, en sí ya es objeto de análisis. Es un dato a almacenar que revela nuestro comportamiento, cómo pensamos y actuamos. Nos encontramos en un punto de irreversabilidad con respecto a Facebook, Google, o cualquier web y red social.

Todas hacen o pretender hacer lo mismo. Un retrato de todos nosotros para saber que leeremos, comeremos o de qué enfermaremos próximamente. Y claro, qué votaremos era una de primera de las manifestaciones que íbamos a tener. Es evidente, que un tiburón de las finanzas con pretensiones presidenciales, aprovecharía la oportunidad. Si técnicamente era viable, para saber qué iban a votar sus electores y cambiarlo. ¿Usted se extraña? Yo no.

Hoy en día no elegimos nada de lo que leemos por Internet.

El contenido y la información que consumimos no está en manos de profesionales. Esto resulta muy caro. Las empresas lo han puesto en manos de un código creado por un algoritmo que es mucho más barato. El algoritmo o código detecta que personas son vulnerables ante información tóxica, cuáles suelen consumir fake news, gracias a nuestros clics y me gusta., y esto si que es rentable para empresas de todo tipo, Gobiernos, grupos o lobbys con determinados intereses, etc.

El negocio de la venta de datos personales online

Este tema es más espeluznante de lo que parece. Las sociedades democráticas e igualitarias, se basan en la formación de una “opinion pública” libre y no contaminada. Con anterioridad a la creación del Estado Moderno, no existía una “opinión pública”, la política era cosa de intrigas palaciegas. Es a partir de la Ilustración, cuando empieza a formarse una “opinión pública”. Donde la ciudadanía toma cartas en ciertos asuntos, democratizándose los temas que nos afectan a todos. (o por lo menos así debería ser).

Ahora existe un código que decide qué vemos en Internet. Haga la prueba, busque una palabra en Google y pida a alguien que busque la misma. Verá cómo los resultados son diferentes. Se dará cuenta que está usted sólo ante una información personalizada. Información que se ha ido formando con todos los clics. También búsquedas en Internet, comentarios en redes sociales, páginas que sigue, etc. Y que no existen otros usuarios con los que compartir ese marco de referencia para formar una “opinión pública”. Cada uno tiene su propia burbuja de información.

Filtro burbuja y la venta de datos personales

Yo misma he comprobado esto del filtro burbuja. Fue el tema de la tesis de Cristina Cifuentes, cada persona con la que he hablado sobre esta noticia había consumido una información distinta cortesía de los filtros que les arrojaba Google, Facebook u otra web, según un punto de vista político determinado.

Un consejo más para su vida online; recuerde: Si usted no paga por un servicio de Internet, usted no es un cliente, sino que es usted el producto. Esto es así y no falla. Yo me veo envuelta en papel de regalo y servida en bandeja a Booking, Amazon, o Mercadona.

Soy María Murciano Calderón. Pertenezco al Colegio de Abogados de Sevilla.

Mi nº es el 14.266 y tengo despacho propio junto con otros compañer@s. Avenida de Luis Montoto 88 7ºB Sevilla. Contáctame por teléfono 954092470 o e-mail: abogadadigital@gmail.com estamos dispuestos para resolver cualquier problema jurídico que tengas