Sexting definición delito España viralización de contenido íntimo

Sexting definición delito España viralización de contenido íntimo

Qué es el sexting definición para un nuevo delito en España concepto tipificación y características

Sexting definición en España qué es y qué consecuencias legales tiene. Sexting entre menores de edad. Límites entre sexting y el delito de pornografía infantil ¿existen?

En la sociedad en la que vivimos con la omnipresencia de los dispositivos móviles algo ha cambiado en nuestra forma de actuar, en todos los ámbitos de nuestra vida. Por tanto, las consecuencias legales deben adecuarse a estos nuevos hábitos.

¿Quiéres saber qué es el sexting exactamente, cuál es su definición y que consecuencias jurídicas o legales tendría esta práctica no consentida? Sigue leyendo…

Definición de sexting qué es el sexteo en qué consiste esta conducta

Pues después de leer mucho he escogido como definición de sexting “el envío de mensajes (fotos o videos) de contenido sexual protagonizados por el emisor del mensaje y que se manda a través de Internet por webcam o de teléfono móvil”. Es decir, alguien que manda una foto sugerente a su pareja, o a otra persona con la que le gustaría mantener una relación,  normalmente son fotos y videos de desnudos o semidesnudos, con propuestas sugerentes o insinuantes, y que tienen como finalidad despertar en el receptor deseo o atracción sexual.

Estos mensajes conforman en “sexting” o “sexteo” y están a la orden del día. Son mensajes que los envía una persona voluntariamente a otra, basándose en una relación de “confianza”, como parte de un juego o cortejo que en muchas ocasiones se torna en pesadilla.

Los potenciales conflictos que en la práctica encierra en “sexting”, sitúa al emisor en una situación de riesgo grave frente a sus derechos a la intimidad y a la propia imagen, en cuanto a que los mensajes enviados pueden ser reenviados y reproducidos de forma indiscriminada por el receptor en caso de problemas entre ellos o una vez concluida la relación.

Consecuencias jurídicas y legales en caso de difusión de sexting ajeno sin consentimiento del protagonista

La valoración jurídica que merece la difusión de sexting ajeno sin consentimiento del protagonista es algo compleja. Los derechos fundamentales que quedan lesionados son el honor, la intimidad y la propia imagen que están consagrados en el artículo 18.1 de la Constitución española.

El derecho a la intimidad, cómo objeto de lesión por parte de terceros está claro; la vida sexual de la persona queda incluida, tanto su esfera física, como la psicológica o sentimental dentro de la intimidad de una persona. Por tanto, quiénes difundan imágenes de una persona de contenido sexual sin consentimiento, está injeriendo en la intimidad de un tercero.

En cuanto al derecho a la propia imágen, la realización de sexting también se consideraría contraria a este derecho. La difusión no consentida de contenido íntimo, impide que la persona protagonista de las fotos o videos no tenga un efectivo control, sobre la utilización pública de sus rasgos físicos. La utilización del sexting le da a terceros ajenos cierto control para decidir cómo hacer uso de este contenido.

En consecuencia, podemos señalar como ilícitas algunas conductas relacionadas con esta práctica:

  • Utilización de aparatos de escucha o grabación, webcam, registro, reproducción, o divulgación de aspectos de la vida íntima de las personsas.
  • Revelación de secretos profesionales.
  • Divulgación de aspectos de la vida privada que afectan a la reputación de la persona. Así como de expresiones de difamación.

En cualquier caso, si hay algo que está claro, es que la imágen de una persona es un auténtico dato personal, y que la difusión de sexting ajeno sin consentimiento, en determinados ficheros informáticos, páginas web o portales colaborativos infringe el derecho a la protección de datos personales y puede ser castigado conforme a la normativa de protección de datos.

Características del sexting que le confieren un perfil específico

El sexting comprende una serie de características o peculiaridades que le confieren un contenido muy específico y que lo diferencia de otras prácticas:

1.- Voluntariedad: El protagonista del video o foto produce el contenido de forma voluntaria y sin coacción, y en muchos casos también sin sugestión por parte de la persona que recibe el mensaje.

2.- Utilización de medios tecnológicos. El sexting no sería posible sin la utilización de teléfonos móviles o webcam, que facilitan la capatación de imágenes y su posterior envío.

3.- Caracter sexual o erótico de los contenidos.- Este es el objeto que persigue el sexting, con el envío de mensajes de contenido sexual o pornográfico. Son contenidos conectados con la propia imágen de la persona y su esfera personal e íntima.

4.- Naturaleza privada y casera del contenido o material enviado. Frente al carácter profesional de otros materiales sugerentes o provocativos, abiertamente pornográfico, el sexting se caracteriza por su naturaleza casera. Es grabado y difundido al margen de cualquier industria.

Sexting definición delito España viralización de contenido íntimo
Sexting definición delito España viralización de contenido íntimo

El sexting y las consecuencias que existen con la pornografía infantil delimitaciones y problemas jurídicos de los menores de edad

La realidad, es que el sexting es una práctica extendida entre los menores de edad. En España existe un informe del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación  señalaba que un 4 % de los menores entre 10 y 16 años se han hecho fotos o vídeos “en una postura sexy (no necesariamente desnudos ni eróticas)” usando el móvil, mientras que un 8,1 % declaraba haber recibido ese tipo de imágenes de conocidos. La cifra de adolescentes que ha interactuado con este tipo de conductas asciende a un 15%.”

¿Qué relación tiene la pornografía infantil con este tipo de conductas? ¿Si un chico de 19 años, que ya es mayor de edad, viraliza una imagen de un menor de 15 años, desnudo o semidesnudo, está cometiendo un delito de pornografía infantil? ¿Qué consecuencias jurídicas tendrían estas conductas para un chico tan joven sin apenas conocimiento del ordenamiento jurídico?

Está claro que las nuevas tecnologías digitales de captación de la imágen y comunicación están propiciando la aparición de nuevas formas de relación, particularmente entre los menores de edad, las consecuencias de este tipo de hábitos es lo que debe quedar establecido para no lesionar derechos ajenos.

Destacar que aunque desde el punto civil está definido, que la difusión no consentida del sexting ajeno resulta ilícito, y que dicha intromisión y conducta lesiona gravemente la intimidad, honor y propia imagen, así como también parace lesionado el derecho a la protección de datos personales, la redacción actual del Código Penal no permite sancionar penalmente el envío de sexting ajeno, salvo con una interpretación muy forzada del delito de injurias, que en mi opinión no parece muy adecuada.

Desde luego, lo que si me parece muy adecuado, es una revisión del sistema penal vigente. No parece razonable cargar el peso del déficit del legislador (que es mucho) en la interpretacción de jueces y magistrados, brillantes, en la inmensa mayoría de las ocasiones, pero con herramientas jurídicas defectuosas y obsoletas.

La manada no fueron 5, fueron todos los que visionaron y participaron del tremendo contenido viralizado en un grupo de 21 criaturitas. ¿Ninguno fue a la Policía con este material? ¿Cuántos le dieron al botón de reenviar para que la manada fuera creciando? ¿Queremos una sociedad encendida y radicalizada gritando contra jueces y magistrados o un consenso social donde determinadas conductas no tengan cabida y estén debidamente recogidas en el Código Penal?

Yo no pertenezco a ninguna manada, soy un ser humano y por tanto, parte integrante de la “sociedad”, entiendo que “civilizada”. Si alguien cree ser parte de una “manada“, igual donde debería estar es; en un “zoológico” o “reserva natural protegida” con otros “animalitos de su especie” (o calaña).

Soy María Murciano Calderón, pertenezco al Colegio de Abogados de Sevilla mi nº es el 14.266 y tengo despacho propio junto con otros compañer@s  en la Avenida de Luis Montoto 88 7ºB Sevilla.

 

 

Publicar fotos imágenes y videos de niños y menores sin consentimiento

Publicar imágenes de menores sin consentimiento

Publicar fotos en Internet sin consentimiento

Publicar fotos sin consentimiento ¿Es legal publicar fotos o imágenes y videos de niños o de mis hijos menores sin el consetimientos, autorización o permiso de sus padres ? ¿Tienen que ser los dos progenitores o sirve el consentmiento de uno sólo de los padres?

Efectivamente, y aunque les pueda parecer bastante obvio, este tema sigue circulando, debatiendo la diferencia que existe entre su idoneidad o su legalidad.

En cualquier caso, personalmente me aterra ver imágenes de niños en redes sociales o Internet en general. Desconozco si son tímidos o si el día de mañana les gustará esa exhibición que se hace de ellos. Pero lo que si puedo asegurar desde el punto de vista jurídico; “la infancia es esa etapa de la vida caracterizada por la insuficiencia para proporcionarse a uno mismo, los medios necesarios de protección en el ejercicio de los derechos personales.”

En un análisis legal, decir que las imágenes son “datos”, en el sentido dado por la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), que las considera “información numérica, alfabética, gráfica, fotográfica, acústica o de cualquier otro tipo concerniente a personas físicas identificadas o identificables.”.

Así que se encuentran protegidas por nuestro ordenamiento jurídico, y no se puede disponer libremente de ellas.

Necesidad del consentimiento autorización o permiso de los padres para publicar imágenes en España de manera legal

El hecho de publicar fotografías en una web sin el consentimiento, autorización o permiso de su titular, (en este caso, de los padres de los menores afectados) significa revelar datos personales, hecho contrario a la Ley.

Para los menores de edad esta circunstancia es especialmente sensible, por eso cualquier acto de exhibición de menores de edad, debe contar con el consentimiento EXPRESO de ambos progenitores, independientemente de la situación legal en la que se encuentren. (casados, divorciados, no convivan juntos, etc…)

Publicar fotos imágenes y videos de niños y menores sin consentimiento
Publicar fotos imágenes y videos de niños y menores sin consentimiento

Qué hago si han publicado fotografías de mis hijos sin consentimiento en Facebook o Instagram

Si vemos publicadas fotos de nuestros hijos en Facebook o Instagram, o cualquier red social, y no hemos dado nuestro consentimiento, autorización, ni permiso se puede hacer lo siguiente para ejercitar el derecho a la intimidad de nuestros hijos, y no exponerlos a riesgos innecesarios. Los pasos a seguir son los siguientes:

1.- Pedir que cese tal vulneración, ejerciendo el derecho a la cancelación (supresión de tales fotografías): “El ejercicio del derecho de cancelación dará lugar a que se supriman los datos que resulten ser inadecuados o excesivos”.
2.- Para esto, se puede dirigir un burofax a la persona/empresa titular de la cuenta que subió las imágenes de menores, a fin de que las retire de la página web. Esto tendrá que ser efectuado en el plazo de 10 días como señala la LOPD.
3.- De no hacerlo, se podrá poner una denuncia ante la Agencia de Protección de Datos, para que 1º) hagan cesar esa publicación y 2º) impongan las sanciones correspondientes en base a la Ley de Protección de Datos.
4.- Todas esto se realizará sin perjuicio de que se pueda solicitar una indemnización por daños y perjuicios. Esta acción de indemnización es independiente de la anterior y se debe interponer ante el Juzgado, acreditando los daños y perjuicios que ha ocasionado la publicación de la fotografía

Solicitar la retirada de las fotos o videos de Internet aunque hubiesemos consentido con anterioridad

¿Es posible? Sí, siempre, y en todo caso. Los progenitores o padres, o en su defecto, el representante legal del menor, podrá revocar el consentimiento u oponerse al tratamiento de la imagen, ejercitando los derechos de acceso, modificación, cancelación, y en su caso, oposición en cualquier momento, enviando una solicitud por escrito, acompañada de una fotocopia de su DNI dirigida a la persona o entidad que esté utilizando estas imágenes.

De no hacerlo, se podrá poner una denuncia ante la Agencia de Protección de Datos, para que 1º) hagan cesar esa publicación y 2º) impongan las sanciones correspondientes.

Qué ocurre si nuestros hijos publican fotos o videos sin mi consentimiento y son mayores de 14 años

Pues hasta ahora, los mayores de catorce años pueden consentir o autorizar por si mismos. La Agencia Española de Protección de Datos, entiende que a partir de esa edad se reúnen las condiciones suficientes de madurez para prestar su consentimiento al tratamiento de los datos. En esta linea, nuestro ordenamiento reconoce a los mayores de catorce años la suficiente capacidad de discernimiento y madurez para adoptar por sí solos determinados actos de la vida civil (adquisición de la nacionalidad española por ejercicio del derecho de opción o por residencia, capacidad para testar, etc.)

Qué ocurre si los padres divorciados no se ponen de acuerdo para publicar fotos de sus hijos

Las redes sociales hoy día son motivo de grandes conflictos. Con el tema de las imágenes Facebook e Instagram se llevan la palma de oro. En el caso de unos padres que no están de acuerdo con este tema, o en caso de divorcio, la solución legal no es nada sencilla.  Existen varias sentencias que aluden a este problema o conflicto cada vez más recurrente y cómo resumen del tema, les detallo como queda la jurisprudencia actualmente:

  • Si un padre/madre tiene interés en publicar fotos de un hijo en redes sociales (Fabebook, Instagram u otros) y el otro progenitor se opone, deberá solicitar autorización judicial, lo que se hace instando –iniciando– un procedimiento de jurisdicción voluntaria al amparo, en este caso, del artículo 156 del Código Civil.
  • Al contrario, si un si uno de los padres publica fotos de un hijo en las redes sociales sin el consentimiento del otro, el progenitor que no haya dado su consentimiento podrá solicitar al juzgado que se acuerde la retiradas de esas fotos, lo que también se puede hacer instando –iniciando– un procedimiento de jurisdicción voluntaria al amparo del artículo 156 del Código Civil