Mediación habilidades sociales para ejercerla

mediación

☝ Mediación habilidades básicas para un buen abogado

Mediación habilidades que necesitamos. Competencias básicas de un buen abogado.

Nuestro cerebro está programado para conectar con los demás. Por eso es fundamental, tener nuestras habilidades sociales básicas optimizadas, y poder relacionarnos con los demás de la mejor manera posible. Para ello, una de las principales funciones cerebrales es crear vínculos con las personas. Este puente neuronal hace que seamos permeables al efecto que los otros provocan en nosotros y viceversa. Cuanto mayor es el vínculo emocional que nos une a alguien, mayor es su impacto.

☝ Resolución alternativa de conflictos para abogados o personas en el mundo del Derecho

Un método para la resolución alternativa de conflictos es la mediación. Para practicarla es básico empatizar con las demás partes implicadas. Mediación habilidades primarias de un buen abogado.

Durante estos acoplamientos neuronales se ejecuta una danza emocional, acompañada de multitud de sentimientos. Las relaciones sociales actúan como moduladores de estas sensaciones. Es importante conocer este mecanismo, porque estos vínculos son armas de doble filo. Si bien las relaciones positivas tienen un impacto beneficioso sobre nuestra salud, las tóxicas pueden acabar envenenando lentamente nuestro cuerpo.Las relaciones sociales que mayor satisfacción nos van a proporcionar son aquellas que activan esquemas afectivos y pautas de relación que crean campos compartidos de bienestar.

Mediación familiar entre adultos con impactos emocionales negativos

Los adultos adolecemos muchas veces de relaciones sociales positivas, manteniendo relaciones de mero trámite. Los psicólogos definen a este tipo de encuentros como «relaciones instrumentales«, van desde el simple distanciamiento, hasta manipulaciones mas complejas. Cuando utilizamos este tipo de relaciones, consideramos a los demás como simples medios pàra conseguir nuestros objetivos. Cada vez que nos despreocupamos de los sentimientos de los demás y sólo atendemos a lo que nos interesa de ellos, estamos manteniendo una relación «instrumental».

La relaciones instrumentales son útiles para la vida cotidiana. Es necesario mantener esa «distancia» para realizar multitud de tareas de nuestra vida diaria (ir al médico, a la compra, hablar con clientes, proveedores, montarnos en el autobus, etc), no podemos pretender «crear vínculos significativos» con todos los que nos cruzamos en un diario.

El problema surge cuando esperamos «conectar» con alguien y esa persona «no asume» el grado de implicación que ansiamos. Nos sentimos angustiados porque nuestro cerebro activa la misma región cerebral que cuando se sufre daño físico. Se manda una señal de alerta a otras partes del cerebro para que actuen en consecuencia. En casos extremos de rechazo podemos sentir «esa sensación angustiosa como de dolor corporal». (Ejemplo; «tengo el corazón roto», «has herido mis sentimientos«…).

Habilidades habilidades que tiene que ejercer un buen profesional

  • Apego: capacidad de establecer lazos afectivos con otras personas.
  • Empatía: capacidad de ponerse en el lugar del otro y entenderle.
  • Asertividad: capacidad de defender los propios derechos y opiniones sin dañar a los demás. «Tanto tú como yo somos importantes»
  • Cooperación: capacidad de colaborar con los demás para lograr un objetivo común.
  • Comunicación: capacidad de expresar y escuchar. Sentimientos, emociones, ideas, etc.
  • Autocontrol: capacidad de interpretar las creencias y sentimientos propios y controlar los impulsos.
  • Comprensión de situaciones: capacidad para entender las situaciones sociales y no tomarlas como algo personal, o culparse de determinadas cosas.
  • Resolución de conflictos: capacidad para interpretar un conflicto y sacar alternativas de solución al mismo.

    Seriamos demasiado exigentes si aspirásemos a que todo encuentro con los demás fuera «sentido». Debemos tener en cuenta, que la vida cotidiana oscila entre ambas modalidades de relación, apareciendo la segunda en los momentos de mayor conexión.

    El bienestar y el equilibrio en las relaciones que mantiene una persona no depende de la cantidad de contactos sociales, ni de la frecuencia con la que se relacione con ellos, sino del  reconocimiento y aceptación que experimentamos al relacionarnos con los otros, sentimientos que no se pueden fabricar artificialmente, se dan o no se dan.

    Se trata de ver a los otros con la inteligencia del corazón. Es intentar encontrar la felicidad en la plenitud de los otros

    Cómo trabajar con nuestras emociones para tener una actitud abierta a la mediación

    Tenemos todas las competencias emocionales para canalizar emociones y sentimientos, aprendamos a manejar nuestra vulnerabilidad, y los propios límites. Cuanto más nos identifiquemos con alguien, más se fundirán nuestras categorias mentales. Una fusión inconsciente que hace suponer que lo más importante para el otro, también es lo más importante para nosotros. 

    Soy María Murciano Calderón, pertenezco al Colegio de Abogados de Sevilla mi nº es el 14.266 y tengo despacho propio junto con otros compañer@s  en la Avenida de Luis Montoto 88 7ºB Sevilla. Contáctame por teléfono 954092470 o  e-mail: abogadadigital@gmail.com estaré encantada de ayudarte con cualquier problema jurídico que tengas.

Anuncios