Moratoria de hipotecas y prestamos personales

Qué es una moratoria para la hipoteca o préstamo personal

La moratoria hipotecaria fue una de las diversas medidas que el Gobierno de España se vio obligado a aplicar con motivo de la llegada del coronavirus a nuestro país. Lo hizo el pasado 17 de marzo, en forma de Real Decreto-ley 8/2020 y el 1 de abril con el Real Decreto-ley 11/2020, de forma urgente y con el objetivo principal de reducir el impacto económico que el COVID-19 estaba teniendo en las familias españolas

La moratoria hipotecaria permitió, desde su entrada en vigor, solicitar el aplazamiento de la hipoteca (tanto capital como intereses) en los casos de préstamos hipotecarios para la adquisición de:

  • Vivienda habitual.
  • Inmueble en el que se desarrolle una actividad económica, tanto por un autónomo como por un empresario.
  • Vivienda en alquiler, solo en el caso de que el propietario (persona física) dejase de recibir la renta tras declararse el estado de alarma.  

Dónde se pide este aplazamiento de pago y tiempo en vigor de la moratoria

Hay que acudir a su entidad bancaria para pedir una solicitud de moratoria hipotecaria o de préstamo personal. Estará en vigor hasta el 30 de marzo de 2021; pero hay que tener en cuenta que el tiempo máximo que se puede estar en moratoria o cese es de nueve meses en total para cada préstamo o hipoteca.

Supuestos y requisitos para pedir una moratoria hipotecaria

Los casos para los que se puede pedir una moratoria de la hipoteca son:

  • Vivienda habitual.
  • Vivienda en alquiler que haya dejado de cobrar la renta.
  • Los inmuebles donde se desarrollen las tareas profesionales de autónomos o esté ubicada la empresa.

Qué requisitos hay que cumplir para la moratoria

  • Haber perdido el empleo o, en el caso de empresarios y autónomos, haber sufrido una pérdida sustancial en sus ingresos o ventas (al menos de un 40%).
  • Que el pago de la hipoteca y los suministros básicos suponga el 35% o más de los ingresos netos de la unidad familiar.
  • Que el esfuerzo para el pago de la hipoteca haya crecido, esto es, que se haya multiplicado por 1,3 ese porcentaje de los ingresos destinados a la cuota.
  • Que los ingresos de la unidad familiar en el mes anterior a la solicitud no superen:
    • Tres veces el IPREM (1.613,52 euros). Cuatro veces en caso de que la familia cuente con algún miembro con discapacidad, dependiente o incapacitado. Cinco veces si el deudor es discapacitado físico de al menos un 65%, o mental de un 33%, o en casos de enfermedad grave que no permitan trabajar a la persona afectada o a su cuidador.
    • Estas cantidades se incrementarán 0,1 veces el IPREM (53,78€) por cada mayor de 65 años y por cada hijo (0,15 veces –80,68€– en familias monoparentales).

Documentación que suelen pedir los bancos

  • Para confirmar la situación laboral:
    • Si se había quedado en el paro: certificado que expide la entidad gestora de las prestaciones. En él se refleja la cantidad recibida en concepto de subsidio por desempleo.
    • Si se había cesado la actividad por cuenta propia: certificado de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma (este último se realizaba sobre la base de la declaración del cese de actividad del interesado).
  • Para confirmar las personas que conviven en la vivienda:
    • Libro de familia (si se era pareja de hecho, el documento que lo acredite).
    • Certificado de empadronamiento de cada una de las personas que habitaban en la casa, con referencia tanto a ese momento en concreto como a los seis meses previos.
    • Declaración de discapacidad, dependencia o incapacidad permanente para realizar su actividad laboral (si se diese el caso).
  • Para confirmar la titularidad de los bienes:
    • Nota simple de todos los miembros de la unidad familiar (expedida por el Registro de la Propiedad).
    • Escritura de la vivienda.
    • Contrato del préstamo con garantía hipotecaria.
  • Para confirmar que la vivienda del titular del préstamo está en alquiler:
    • Contrato de Arrendamiento.

Por último, debía incluir una declaración responsable que demostrase que todos los deudores cumplían con los requisitos exigidos por el real Decreto-ley para ser considerados económicamente vulnerables.

Condiciones que permiten pedir una moratoria para préstamos personales

Con las mismas condiciones anteriormente descritas se puede pedir una moratoria para préstamos personales. El 27 de mayo, un decreto ley abrió la puerta a que quienes no cumplen con estos requisitos puedan optar a moratorias ordinarias con aquellas entidades bancarias que se adhieran a un acuerdo marco de las asociaciones a las que pertenecen.

Así, si así lo aprueban, los bancos podrán aplicar moratorias a las cuotas de cualquier préstamo, que se podrán devolver ya sea subiendo los pagos posteriores o aumentando el plazo de vencimiento. No podrán pedir más garantías a los clientes que las establecidas en el contrato original, ni modificar el tipo de interés o añadir gastos o comisiones (excepto si el interés es 0) ni comercializar junto a ellas otro tipo de productos o servicios. Además, están obligadas a comunicar al Banco de España los datos de las moratorias aprobadas.

En paralelo, tanto para moratorias para personas vulnerables establecidas por Decreto Ley como para estas moratorias convencionales, se permite formalizar las escrituras de forma presencial. Y no se pagarán impuestos por actos jurídicos documentados.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s