Stalking qué es definición para un delito de acoso nuevo en España

Qué es stalking significado del acoso moral ilegítimo y hostigamiento

¿Qué es stalking? ¿Stalker? ¿Qué es? ¿Traducción? ¿Definición y concepto? Hoy en día existen tantas formas de hostigamiento y acoso ilegítimos que parece que todos los nombres son pocos. En la actualidad nos encontramos con un nuevo delito conocido como “stalking” que su significadotraducción literal del inglés es “acecho”. 

Definición de stalker quién es y qué significa el síndrome del acoso apremiante

La definición de stalker en esta tipología de delitos de acoso, no es más que la persona responsable de este delito, a quien se le conoce como “stalker” y presenta un cuadro psicológico denominado como síndrome del acoso apremiante.

El afectado por este síndrome del acoso apremiante, persigue de forma obsesiva a la víctima; la espía, la sigue por la calle, la llama por teléfono constantemente, le envía regalos, le manda whatsapps, sms, e-mails, cartas, escribe su nombre en lugares públicos y, en casos extremos, llega a amenazarla y a cometer actos violentos contra él o ella.

Por lo tanto el stalking es el conjunto de conductas que realiza una persona  denominada “stalker” y que su definición se traduce en que persigue, acecha y acosa de forma compulsiva a su víctima, sin que nada de lo que ocurra cambien su obsesión.

Características del nuevo delito de stalking acecho o síndrome de acoso apremiante reiterado y hostigamiento en España y su Código Penal

El stalking tiene su origen en el mundo anglosajón, y se introdujo en España dentro de los delitos contra la libertad de obrar, mostrando un nuevo tipo penal de acoso, con la única finalidad de ofrecer respuesta a conductas consideradas graves que no tenían un claro encaje en otras figuras criminales, y que limitaban gravemente la libertad y sentimiento de seguridad de la víctima.

El stalking o acoso reiterado e insistente sobre una víctima se concreta en la realización de alguna de las siguientes conductas según el artículo 172 ter del Código Penal español.

1) Vigilancia, persecución o búsqueda de cercanía física.

2) Contacto o intento de contacto a través de cualquier medio de comunicación o por medio de terceras personas.

3) Uso indebido de los datos personales de una persona para adquirir productos, contratar servicios, o hacer que terceras personas se pongan en contacto con ella.

4) Atentar contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Hablamos de conductas realizadas por el stalker o acosador que afectan al proceso de formación de la voluntad de la víctima en tanto que la “sensación de temor e intranquilidad o angustia que produce el repetido acechamiento por parte del acosador, le lleva a cambiar sus hábitos, sus horarios, sus lugares de paso, sus números de teléfono, cuentas de correo electrónico e incluso de lugar de residencia y trabajo”.

No basta con que la víctima tenga un sentimiento de temor, sino que la conducta del acosador o stalker debe limitar su libertad de obrar. Exige que no se trate de actos aislados, sino que es necesario que haya una estrategia de persecución.

Stalking qué es definición para un delito de acoso nuevo en España

Stalking qué es definición para un delito de acoso nuevo en España

El stalking como nuevo delito en el Código Penal de España artículo 172

El fenómeno del stalking no ha contado con una tipificación específica del Código Penal español hasta 2015, pese a que se intentaba condenar dentro de otros tipos penales existentes. Esta particularidad presentaba tantos problemas que resultó evidente la necesidad de contar con una regulación jurídica propia.

Ocurrían conductas de indudable gravedad que en muchas ocasiones no podían ser calificadas como coacciones o amenaza, ya que son supuestos en los que no se llega a producir el anuncio o la intención de causar algún mal, así como tampoco el empleo directo de violencia para coartar la libertad de la víctima; sin embargo se  produce un grave menoscabo de la libertad y sentimiento de seguridad de la persona que lo sufre, que altera totalmente el desarrollo de su vida cotidiana.

Este delito viene a colmar la ausencia para combatir las conductas de aquella persona que persigue a otra, sujetos que se obsesionan con una persona y deciden llevar a cabo reiteradas conductas de acecho a la víctima.

El año pasado, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo STS 324/2017, de 8 de mayo estableció la primera sentencia por stalking, estableciendo que es stalking cualquier conducta de acoso moral y hostigamiento con vocación de prolongarse el tiempo lo suficiente. para provocar la alteración de la vida cotidiana de la víctima.

Delito de stalking en redes sociales modalidades de estos delitos online en Internet

Cuando la vida de otro se convierte en una obsesión patológica para alguien las redes sociales, Facebook, Twitter, Instagram, etc, pueden facilitarle mucho la tarea al acosador o stalker. Desde mi particular punto de vista creo que todas las precauciones son pocas, así que controlemos a nuestros egos deseosos de “me gustas” online absurdos y potencialmente peligrosos.

Y ya no es una cuestión de exhibicionismo, es que en España vemos que basta con que una persona exponga su opinión en las redes sociales para que exista una masa informe de gente que no está conforme, y que la persona que libremente opinaba, sea acosada moralmente y hostigada mediante una multitud de manifestaciones online en contra, enviándole miles de comentarios en Facebook o tuits en Twitter, ofensivos, insultantes, amenzadores, etc.

Esta violencia online ha alterado la promesa positiva original de libertad que parecía traer Internet y, en cada vez mas ocasiones, ha convertido a la red en un lugar escalofriante que permite la crueldad anónima y facilita actos perniciosos.

Igualmente las noticias relacionadas con menores que son acosados por sus compañeros de clase a través de las redes sociales, son cada vez más alarmantes.

Las formas de espiar por Internet pueden ser muy diferentes; desde mirar un perfil de forma compulsiva, hasta hackear una cuenta con el fin de acceder a mas y más información de la persona que nos obsesiona.

Un caso muy curioso sobre los límites tan oscuros que rodean a estos delitos fue el caso de un joven fue detenido en España por estafar a miles de usuarios con una aplicación que prometía permitir leer las conversaciones ajenas en Whatsapp.

La aplicación no funcionó, y aunque hubiese funcionado se trataba de una violación a la intimidad de las personas, delito muy grave. Pero esta persona consiguió recaudar 40 mil euros en sólo dos meses, gracias aquellos que tenían la ilusión de poder espiar las conversaciones más íntimas de otras personas. ¿Todos eran stalker en potencia? Yo no sé a ustedes pero a mí me da mucho para reflexionar.

El stalking como parte y manifestación de la violencia de género

El stalking como manifestación de la violencia de género es algo muy habitual. En este caso el acoso se produce entre personas que mantienen o ha mantenido una relación afectiva.

Una de las particularidades de este delito dentro de la propia violencia de género, es que el identificarlo es muy dificil para la propia víctima, debido a la cantidad de falsas creencias que dominan las relaciones afectivas, posesión y celos patológicos asumidos como intrínsecas a las relaciones de pareja en muchos casos.

Las víctimas no son conscientes de que lo son, siendo esta forma de acoso moral de lo más común. La sutileza que caracteriza a este acoso se observa en la escasez de conciencia de la ilegalidad de determinadas conductas.

Un ejemplo muy claro lo vemos en conductas tales como ¿y si mi pareja o expareja empieza a espiar mi móvil y redes sociales? ¿Somos conscientes del derecho que tenemos a que nuestra correspondencia y comunicaciones sean privadas y por tanto secretas? No me cansaré de repetirlo; nadie se comporta igual si se siente vigilado, y eso atenta a nuestro bien más preciado; la libertad. Pero…¿y si la curiosidad se vuelve tan patológica que me hackea las cuentas? ¿Y si empiezo a poner contraseñas o borrar mensajes y a tener miedo cuando recibo cualquier mensajería online porque me siento espiad@? ¿Te quiere alguien que te controla y vigila para que te comportes de una manera determinada? ¿Qué entendemos por amor en pareja? ¿Qué estamos trasmitiendo a nuestros niños y menores para sus futuras relaciones afectivas?

Es absolutamente necesario realizar campañas de sensibilización sobre intimidad, privacidad, y nuevas tecnologías. Creo que hay que enseñar los límites del uso de estos dispositivos a los menores de edad; pero no sólo límites técnicos; sino también los límites morales para que nuestra conducta no sea éticamente rechazable y futuramente condenable.

Debemos ser respetuosos como sociedad en conjunto manifestando una total oposición a este tipo de conductas, a veces, muy difíciles de detectar.

Soy María Murciano Calderón, pertenezco al Colegio de Abogados de Sevilla mi nº es el 14.266 y tengo despacho propio junto con otros compañer@s  en la Avenida de Luis Montoto 88 7ºB Sevilla.

Anuncios

Join the conversation! 1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Categoría

acoso

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,